¡Ahora toca hablar del pilar antioxidante!

Nuestro organismo en cada proceso vital genera reacciones químicas, formando así nuevos productos. Algunos de ellos se oxidan formando lo que llamamos radicales libres, los cuales se deben neutralizar y equilibrar para que no ocasionen daño celular.

A parte de los procesos de oxidación como resultado de procesos vitales, estamos expuestos a factores oxidativos externos como la contaminación, el tabaco, la alimentación, el estrés

Cuando nuestro organismo está sometido a sustancias oxidativas elevadas y de manera continua, no hay tiempo de eliminar los radicales libres generados. A partir de aquí se forma lo que se llama estrés oxidativo o reacción en cadena.

Hay vitaminas y minerales así como extractos naturales que nos pueden ayudar a aportar estas propiedades antioxidantes (glutatión, vitamina E, vitamina C, selenio, betacarotenos, resveratrol, te verde, los tocoferoles, etc.). No sólo se trata de aportar una acción antioxidante individual sino que, y más importante aún, aportar precursores de grandes enzimas antioxidantes como el glutatión peroxidasa, el superoxido dismutasa, la catalasa

Me gustaría mostraros un ejemplo interesante no sólo como potente antioxidante sino que además nos favorece la detoxificación hepática y estimula las defensas: Immun’Âge ®

Complemento alimenticio a base de Extracto de Papaya Fermentada F.P.P.® producido en el Instituto de Investigación de Osato (Japón) mediante un proceso de extracción patentado exclusivo. Dicha fermentación se produce de manera natural mediante distintos tipos de levaduras propias del fruto de la papaya, no hay ninguna modificación genética. Así se potencian las características y las propiedades de esta fruta tropical. Fruta para la salud y la longevidad, contribuyendo al funcionamiento normal del sistema antioxidante, inmune y detox.

La teoría radicalar ofrece las esperanza de una prevención para algunas de las patologías relacionadas con el estrés oxidativo, ya que un suplemento de antioxidantes naturales podría reducir los riesgos y retrasar el envejecimiento celular. El ácido alfa lipoico, la vitamina C, la vitamina E y el coenzima Q10, son entre otros, algunos de los antioxidantes naturales que recomiendo como complemento natural.

Tenemos que aprovechar todos los alimentos que están en nuestras manos para sacar el máximo provecho de sus propiedades. La primera opción es buscar un equilibrio de antioxidantes mediante la alimentación y en segundo lugar, y puntualizando cada caso, adicionar un complemento para evitar una situación de estrés oxidativo.

No quiero terminar sin decir, que existen antioxidantes específicos para potenciar funciones vitales de nuestro organismo como antioxidantes oculares (luteína, zeaxantina, ginkgo biloba, vitamina C, vitamina E…), proantocianidinas que son una clase de flavonoides donde se encuentran las de la semilla de uva y el extracto de la corteza de pino (se mezclan con otros componentes como la rutina,la quercitina, hesperidina, ginkgoflavoglicósidos…) ayudando así a reducir las pequeñas molestias vasculares, capilares…

Si haces deporte con frecuencia e intensidad te recomiendo sí o sí un complejo antioxidante para captar todos los radicales libres fruto de las sustancias de desecho que han generado nuestras mitocondrias para obtener energía.

¡¡¡Pon un antioxidante en tu vida!!!

Autor

Escribe un comentario